Subida al Calamorro

Subida al Calamorro

Subida al Calamorro

Subida al Calamorro el 27 de junio 2021

Dentro del programa de rutas  fuera de Córdoba que se organizan desde nuestro club Verticalia,  y  a propuesta de nuestra compañera Elena Muñoz,  que hizo también de  rutera, el pasado 27 de junio de 2021 realizamos la subida al Calamorro,  un monte de la Sierra de Mijas (cordillera Penibética) de 771 metros de altitud,   localizado  en el municipio de Benalmádena, provincia de Málaga, España.

El Calamorro es  una de las atracciones turísticas de la Costa del Sol,  ya que  el Teleférico de Benalmádena recorre su ladera desde  Arroyo de la Miel hasta la  cima del monte.  Toda la zona del Calamorro  está  declarada  parque periurbano a partir de los 300 metros para lograr su conservación.

El punto de encuentro en Córdoba  en Córdoba fue en el conocido avión del Eroski, y después de distribuirnos en coches particulares, salimos a  las 6:00 en dirección a Málaga,  hasta el punto de encuentro para inicio de la ruta, que se fijó  en la Avenida Rocas Blancas de Benalmádena. Participamos finalmente 14  personas.

El  día prometía sol y calor, pero también mucha expectación porque se trataba de una ruta nueva para casi todos. La ruta circular al Calamorro se estimó  en unas 4 horas 30 minutos, y un total de 9, 5 km.,  pero finalmente   lo completamos  en 4 horas y 1 minuto, a muy buen ritmo.

Comenzamos  subiendo por la calle Everest,  pasando por el puente sobre la autovía A7, y llegando hasta el panel informativo de Red de Senderos de Benalmádena.

Desde ahí, continuamos la subida  por un sendero que nos llevó al cruce de la Ruta 1 y Ruta 2.   Nos desviamos a la izquierda por la Ruta 2. Ya en ese punto, y viendo la  dificultad del terreno, con una subida pronunciada  muy pedregosa, sobre todo por la gran cantidad de  piedras sueltas, arena y tierra, nos dimos cuenta  que la ruta al Calamorro no sería fácil.

Poco a poco fuimos  ganando altura,  disfrutando de las vistas que nos ofrecía  ese soleado (y caluroso)  día de junio .  Atravesamos una cañada  y continuamos con un nuevo tramo de subida bastante duro,  de algo más de 600 metros,  hasta llegar al  punto denominado Puerto Viejo, donde nos paramos a leer otro panel informativo.

Descansamos un poco  para beber agua  y comenzamos a subir la parte más complicada,  otra subida de piedras sueltas de  350 metros, hasta llegar al punto más alto de la ruta, la cima del Calamorro, a 711 metros.

Una vez llegados a la cima nos tomamos un merecido descanso,  disfrutamos de las espectaculares vistas de la Costa del Sol, con el mar al fondo por un lado  y la sierra malagueña   al otro, y cómo es ya obligatorio …  ¡fotos,  fotos y más fotos!

Tras el descanso, el bocadillo y la buena hidratación, comenzamos la bajada, con mucho cuidado, rodeando la cima por el sendero señalizado y parando  en los  miradores, hasta llegar a un complejo  donde se encuentra el centro de exposición de aves rapaces, el planetario y el teleférico de Benalmádena.  Llegado a ese punto, continuamos bajando  otro buen trecho  por una pista de cemento hasta llegar al Puerto de las Ovejas.

A la derecha nos desviamos para bajar  por un sendero de piedras y tierra suelta que nos llevó  directamente hasta el mismo punto de salida en Rocas Blancas, después de  atravesar el puente sobre la A7 y bajar  por las mismas calles que subimos al inicio de la ruta hasta el punto de llegada.

Finalizada la ruta y ya en el  parking, nuestra rutera Elena nos tenía preparada  la sorpresa del día: Una nevera llena de bebidas fresquitas en el maletero de su coche, para reponer líquidos. ¡¡ Impagable!!

Y como no era cuestión de volverse a Córdoba sin disfrutar del resto del día, tras la ruta nos fuimos a disfrutar de un baño en la playa y una riquísima  paella  para celebrar la ruta. Hubo  tiempo también para tomar  café  antes de reemprender el viaje de vuelta a Córdoba.

Agradecimientos a Elena Muñoz por esta iniciativa y su buen hacer como rutera, a ©Antonio Camacho y © Rafael Morales por las fotos, y a todos los participantes de esta ruta por el buen ambiente y las risas  durante toda la jornada.

© Candelaria Díaz Araña